¿Cómo surge?

Introducción

En adelante se presenta un resumen general sobre los antecedentes y acciones de la Asociación de Magistradas Electorales de las Américas (AMEA), que da cuenta de los esfuerzos realizados y que se continúan realizando por la reivindicación de los derechos de las mujeres en espacios públicos y de poder, como sujetas capaces de liderar, crear y transformar.

Antecedentes

La Asociación de Magistradas Electorales de las Américas nació en los encuentros de mujeres en cargos de autoridad en los órganos electorales de los países de la región, comprometidas en unir esfuerzos en pro de los derechos político-electorales de las mujeres, con los objetivos de promover y visibilizar su rol en la esfera pública, específicamente en los sistemas de representación democrática y toma de decisiones.

En este sentido, en el último de los encuentros realizados (siete hasta enero de 2021), las mujeres autoridades electorales acordaron la creación de la Asociación de Magistradas Electorales de las Américas.

 

 

La iniciativa de conformar la AMEA surgió de la “Declaración de Brasilia del VII Encuentro de Magistradas Electorales Iberoamericanas, Igualdad de Género y Democracia” del 2016 que, en su párrafo 17 propone la constitución de la Asociación de Magistradas Electorales Iberoamericanas como una entidad no regional, cuyas decisiones tendrán el carácter de recomendación. Por resolución de la Primera Conferencia, su nombre fue cambiado por el de Asociación de Magistradas Electorales de las Américas (AMEA). Su existencia se protocolizó en el Acta constitutiva del 29 de septiembre de 2017.

En su conformación participaron magistradas y autoridades de los organismos electorales de Antigua y Barbuda, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Paraguay, República Dominicana y Venezuela, así como las miembros honorarias de Brasil, Ecuador, México y Panamá. De esta forma, todas aunaron esfuerzos para crear esta Asociación convencidas de la necesidad de formalizar la coordinación y cooperación entre las mujeres y demás autoridades nacionales electorales por medio de un instrumento de trabajo.

La Asociación de Magistradas Electorales de las Américas (AMEA) es una entidad de carácter no gubernamental integrada por mujeres que ocupan puestos de magistraturas y/o funciones administrativas de alta dirección en los organismos electorales de las Américas, o que los hayan desempeñado.

 

Estructura organizativa

1. La Conferencia;

2. la presidencia

3. la vicepresidencia y

4. la Secretaría Técnica.

La Conferencia es el órgano superior e instancia máxima de la Asociación; está compuesta por todas las miembros. Se reunirá periódicamente en la fecha, y lugar que se determine en cada encuentro.

La Asociación está encabezada por la presidenta (titular del país donde se lleve a cabo la Conferencia), a falta de esta por la vicepresidenta (la titular del país que será la sede de la siguiente Conferencia), y cuenta con una Secretaría Técnica.

En la actualidad, la presidencia es ejercida por la doctora ADRIANA FAVELA HERRERA, consejera electoral del Instituto Nacional Electoral de México; y, la vicepresidencia  está en manos de la doctora DORIS RUTH MÉNDEZ CUBILLOS, magistrada del Consejo Nacional Electoral de Colombia

Asimismo, la AMEA cuenta con una Secretaría Técnica que está a cargo del Centro de Asesoría y Promoción Electoral (CAPEL) del Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH).

 

Compromiso con la inclusión de la perspectiva de género

Para las magistradas electorales asociarse representa la oportunidad de generar canales de comunicación entre las autoridades electorales de las Américas para  facilitar el estudio de las normas e y el intercambio de experiencias, además de extraer las buenas prácticas y lo novedoso de los procedimientos e instrumentos utilizados en cada uno de los países.

Los esfuerzos y acciones de la Asociación estarán enfocados en promover la garantía del derecho de la participación femenina en la esfera pública, en los sistemas de representación democrática y en la toma de decisiones trascendentales para su debido cumplimiento.

En este sentido, uno de los propósitos fundamentales es la búsqueda de la paridad en los ordenamientos jurídicos de los países de la región, un esfuerzo dirigido a garantizar el real cumplimiento del derecho a la igualdad.

}